21 Ago

Que producto hay para limpiar la chimenea

Las chimeneas generan, a causa de la combustión acumulada en el cañón de humos, mucha suciedad u hollín. El hollín son partículas de carbón, óxidos, ácido sulfúrico, etc., que se desprenden de la combustión que se realiza en una chimenea. Para un correcto y eficiente funcionamiento de una chimenea, es necesario limpiar el hollín de manera periódica con los deshollinadores. Se sugiere hacer una limpieza de chimenea a fondo una vez al año y un mantenimiento por lo menos una vez cada semana durante la época invernal.

Para limpiar la chimenea hay que analizar si esta necesita una limpieza exhaustiva o un mantenimiento. Hay dos formas de limpieza:

– Manual: se utiliza un erizo o cepillo para deshollin de acero o de nylon. Los hay tanto manuales como eléctricos, más indicados para el uso profesional. Estos erizos tienen una guía flexible para que se pueda alcanzar toda la chimenea sin mucha dificultad.

– Productos químicos: diferentes productos en polvo que, a la hora de quemarlos, reaccionan químicamente y disuelven la creosota, que se genera por la combustión de la madera o el carbón, y otros residuos sólidos. Estos productos se utilizan sobre todo como mantenimiento durante el tiempo en el que se esté utilizando activamente la chimenea.

Cuando se desee realizar una limpieza exhaustiva y se usen los erizos, un consejo es colocar un plástico frente a la boca de la chimenea. Se puede utilizar, si se prefiere, papel. Eso sí, antes se debe barrer los restos que expulsa la chimenea durante la combustión. Asomarse a la chimenea para ver bien el estado general y si hay partes que requieren más atención debe hacerse para que el trabajo esté completo.

Se puede sellar el frente de la chimenea con papel o plásticos y dejar una pequeña apertura para poder manipular la limpieza desde ahí. Hay que tener en cuenta que las sustancias con las que habrá contacto son perjudiciales. Hay que cubrirse la boca, los ojos y las manos y comenzar con el cepillo deshollinador frotando lo más que se pueda. Hay que hacerlo poco a poco desde abajo hasta ir desenrollando todo el erizo. Cuando se finalice, se debe utilizar un aspirador de hollín para no dejar nada en el suelo y limpiar la embocadura y la base de la chimenea.

Con los deshollinadores en polvo, por el contrario, hay que dejar encendida la chimenea 30 minutos. Una vez hecho, se debe poner el producto en polvo sin sacarlo del envoltorio y dejarlo quemar. Si el uso de la chimenea es durante el fin de semana, con una bolsa es suficiente. De uso es moderado (dos o tres días semanales), con dos bolsas se puede realizar la limpieza de chimenea. Si se usa por encima de estos dos o tres días, entonces hay que utilizar tres bolsas o la cantidad que te recomiende el fabricante

Limpieza de chimenea

Hasta aquí, lo básico sobre limpieza de chimenea.

Esperamos que os sea útil y veros de vuelta pronto.

Un cordial saludo a todos.

Equipo de Tu Tienda de Chimeneas S.L.

Deja un comentario