10 May

Tubo de doble pared Inoxidable para chimenea

tubo de doble pared de chimenea

Las chimeneas o estufas de leña son un método de lo más eficiente para caldear nuestro hogar. A pesar de ser una de las formas de calefacción más tradicionales, sigue en plena vigencia, gracias a su alta capacidad de calefacción, su inigualable encanto y por estar en continuo proceso de investigación para adaptarse y aplicar las más avanzadas mejoras técnicas.

La correcta elección de los elementos de nuestra chimenea

La elección de los elementos a utilizar en la instalación de una estufa de leña resulta determinante para conseguir un buen funcionamiento de la misma.

Una de las partes esenciales de la instalación son el tubo de doble pared de las estufas de leña. Una buena opción es apostar por el acero inoxidable, pues se trata de un material que ofrece una gran durabilidad y resistencia a la corrosión, por ser poco poroso y dificultar la adhesión del hollín al tubo de la chimenea (lo que, a su vez, te permitirá espaciar más en el tiempo las operaciones de deshollinado).

Otra pieza esencial es el codo de chimenea, necesarios para salvar los ángulos que precisemos darle a los conductos por exigencias constructivas. En la medida de lo posible, intentaremos instalar los tubos rectos, sin ángulos, pero cuando esto no sea viable, intentaremos que el codo de la estufa de leña no se encuentre en los primeros metros de subida y los combinaremos con la intención de darles el menor ángulo posible.

La elección del sombrero de la estufa de leña también será determinante. Hay en el mercado una gran cantidad de opciones: el sombrero fijo, el antiviento, el de veleta o el aspirador; serán las características climáticas, como los vientos o la frecuencia de lluvia de la zona de instalación, las que nos harán decantarnos por un sombrero de chimenea u otro.

La importancia del tubo de doble pared o tubo aislado

El tubo de doble pared en una chimenea tiene unos usos específicos de gran importancia para el idóneo funcionamiento de este sistema de calefacción. Estos elementos están formados por un tubo simple interior que va rodeado por lana de roca (un material aislante) y recubierto por otro tubo externo.

tubo de doble pared

Este tipo de tubo aislado está altamente recomendado cuando la conducción está en el exterior, pues evita que se produzca un cambio brusco en la temperatura durante la evacuación de humos. Un rápido enfriamiento en los gases procedentes de la combustión puede provocar el revoco del humo hacia el interior, y la condensación que genera una mezcla de agua y humo ácida y corrosiva que contribuiría a deteriorar nuestra chimenea y que al solidificarse produce acumulaciones de hollín que ensuciarían más nuestros conductos y, en última instancia, provocaría la peligrosa obstrucción de los tubos de salida de humos.

La colocación del tubo aislado o de doble pared también se aconseja en instalaciones que, pese a estar en interior, se encuentren a poca distancia de materiales inflamables (como puede ser la madera o los textiles), puesto que estos conductos reducen considerablemente la conductividad térmica.

Es evidente que al combinar varios tubos utilizaremos los mismos materiales y tamaños para garantizar la estanqueidad y evitar problemas en las uniones, utilizando, además, los correspondientes elementos de unión como abrazaderas o adaptadores.

Con la información y el asesoramiento pertinente, la elección de los materiales y su correcta instalación (tamaños de los tubos, distancias que se deben respetar en el tejado, colocación de los codos…) nos será fácil la elección del sistema idóneo para colocar en nuestra casa, consiguiendo un perfecto funcionamiento de nuestra estufa de leña y con él, un aumento considerable en la sensación de bienestar de nuestro hogar.

Un cordial saludo a todos.

Equipo de Tu Tienda de Chimeneas S.L.

 

Deja un comentario