1 Ago

Canalizacion de chimeneas

canalizacion de chimeneas

Canalizacion de chimeneas, Calefacción natural y ahorro en su facturas.

Contar con una chimenea en un hogar es, además de muy decorativo y acogedor, económico y práctico a la hora de aportar calor a la vivienda. Utilizar leña es mucho más barato que usar un radiador eléctrico o conectar el aire acondicionado. Lo único malo es que cuando se enciende la chimenea, solo se calienta una estancia de la casa. Para suplir este inconveniente existe una gran solución: los equipos de canalización de aire caliente. La canalizacion de chimeneas permite distribuir el aire caliente que se genera, por diferentes habitaciones, con lo que se puede calentar toda la vivienda al mismo tiempo, sin tener que contar con otra chimenea u otras herramientas de calefacción.

Una de las mayores ventajas de este tipo de calefacción es, además del ahorro económico, que es un método ecológico. Además, se adaptan a cualquier tipo de decoración, debido a su discreción, y son programables y regulables, ya que algunas rejillas hasta permiten elegir la dirección del aire caliente, e incluso cerrarse para no perder calor en las estancias que permanezcan vacías.

Estos dispositivos parten de un ventilador colocado cerca de la campana de la chimenea (aunque no en esta), para recoger el aire que se genera. Una vez recogido, lo empujan para ser repartido por diferentes estancias, a partir de conductos, que pueden enviar el calor a habitaciones contiguas al mismo nivel o a niveles superiores. Según el número de estancias a las que se quiera enviar el aire, se necesitará un ventilador más o menos potente. Por ejemplo, si se quieren de dos a tres habitaciones, llegará con un ventilador de 230m3/h o de 300m3/h. El consumo medio de esta gama rondaría los 50 W. Si se quiere calentar cuatro habitaciones o más, se necesitaría un ventilador a partir de 550m3/h, que ya consumiría desde 100 W en adelante. Suelen contar con un detector de calor que se acciona cuando la chimenea está encendida, y tienen termostato regulable.

En cuanto a los conductos por los que circula el calor, se puede hablar de dos tipos de tubos flexibles de aluminio: los simples, que resisten altas temperaturas de calor; y los que cuentan con aislante térmico, para instalaciones que así lo requieran. Además, para hacer desviaciones del aire por dos tubos diferentes que vayan a distintas estancias, se necesitan las cruces, tés o codos, de acero galvanizado, que dividen la corriente de aire por diferentes conductos. Así mismo, también se necesitarán unas cintas de aluminio o abrazaderas para sujetar las uniones de los tubos, y que no se pierda calor entre ellas.

Por último, las rejillas. Se colocan en la habitación donde se quiere enviar el calor, que llegará a esta a través de dicha rejilla. Si ésta es regulable, que es lo más recomendado, se podrá abrir y cerrar, según se quiera más o menos calor en la habitación. Además, si se quiere que la estancia de la chimenea se caliente más rápido, se tendrán las rejillas cerradas. Las rejillas también serán útiles como toma de aire al exterior.

Hasta aquí, lo básico sobre canalizacion de chimeneas.

Un cordial saludo a todos.

Equipo de Tu Tienda de Chimeneas S.L.

Deja un comentario