12 Oct

¿Qué chimenea necesito para mi hogar?

Las chimeneas son uno de los sistemas de calefacción más tradicionales y al mismo tiempo uno de los más modernos. Las chimeneas han evolucionado mucho y son una alternativa económica y ecológica a otros tipos de calefacción.

Es normal tener dudas antes de comprar una chimenea. A la hora de escoger debes considerar varios criterios: superficie que quieres calentar, instalación con la que cuentas, potencia necesaria, presupuesto… No pases por alto estos aspectos y te asegurarás de elegir la mejor chimenea.

9076_Inserto_100_cry_vent_amb

Potencia calorífica necesaria 

El primer factor que debes considerar es tu necesidad de calor, para comprar una chimenea que se ajuste a ella sin pasarse ni quedarse corto.

No es aconsejable escoger una chimenea con una potencia demasiado alta ni demasiado baja. Si instalas una chimenea con demasiada potencia tendrás que usarla siempre a bajo rendimiento para no sobrecalentar el espacio. En cambio, si escoges una de potencia muy baja te arriesgas a que se caliente en exceso y acortarás la vida de tu chimenea.

La potencia calorífica viene determinada sobre todo por:

  • superficie a calentar en metros cúbicos
  • aislamiento de suelos, paredes y ventanas

Aunque estos son los criterios más importantes, hay que tener en cuenta también si utilizas la chimenea como complemento a otro sistema de calefacción o por sí sola, el clima del lugar o incluso si el espacio está habitado de forma regular o solo en algunas ocasiones.

Es importante que proporciones a tu distribuidor esta información, para que realice el cálculo preciso de la potencia necesaria y te aconseje las chimeneas que mejor se ajustan a ella.

Ubicación de la chimenea y conductos de salida de humos

La elección de la chimenea viene también determinada por su emplazamiento.

Lo mejor es que se sitúe en una estancia de un cierto tamaño y que esté comunicada con otras, para que se reparta el calor. Si este no es tu caso, siempre puedes instalar canalizaciones que distribuyan el calor.

3CANALIZACION tamaño web

Para determinar la ubicación de la chimenea no solo hay que tener en cuenta el espacio disponible o la estética. La existencia del hueco para tal fin, o de un conducto de salida de humos son aspectos que no se pueden pasar por alto.

Si no existe el conducto de salida, será necesario planificar su instalación. Si ya dispones de salida de humos, asegúrate de que su diámetro es mayor que la salida de la propia chimenea.

Ventilación 

Para instalar una chimenea es necesario contar con una buena ventilación que asegure la entrada de aire fresco, ya que asegura la combustión y la seguridad. Esta entrada de aire puede verse afectada por el aislamiento de la casa.

Por lo general, cuanto más moderna la construcción mejor va a ser el aislamiento. En ciertas ocasiones habrá que prever una entrada de aire extra.

 

Chimenea abierta o cerrada

Las chimeneas abiertas permiten ver el fuego pero tienen la desventaja de que no son las más eficientes desde el punto de vista energético.

Las chimeneas cerradas cuentan con una puerta de cristal que impide que el calor se escape y por tanto mejora el rendimiento. Además se puede regular la entrada de aire y por tanto la combustión. Las cerradas se consideran más seguras, pero tienen el inconveniente de que la puerta suele calentarse mucho.

Dentro de las chimeneas cerradas también existen variantes, como el hogar, el insert o las metálicas. Estas últimas son las indicadas si no quieres realizar grandes obras.

foto 1

Presupuesto disponible

Existen chimeneas de muy diferente precios, desde las más sencillas hasta las más avanzadas.

Cuando consideres los costes y la inversión en tu nueva chimenea, mira no solo a corto plazo, sino también a medio o a largo. Una chimenea más eficiente se traduce en ahorro y en función de tus circunstancias puede compensar la inversión.

Estilo de decoración

Una chimenea no es solo un sistema de calefacción, también es un elemento decorativo que aporta una gran personalidad a cualquier ambiente.

10556393_265213443675898_427928992434653549_n

Las chimeneas actuales se presentan en una gran variedad de diseños. Sea cual sea tu estilo, seguro que encontrarás una que se adapta a lo que estás buscando: clásico, rústico, moderno… Existen modelos empotrables, independientes o para ir en una esquina.

Esperamos que os sea útil y veros de vuelta pronto.

Un cordial saludo a todos.

Equipo de Tu Tienda de Chimeneas S.L.

2 Oct

¿Qué leña debo usar para mi chimenea?

 

¿Qué leña debo usar para mi chimenea?

La leña que utilizas para alimentar tu chimenea es muy importante para disfrutar de un invierno cálido y agradable. No todas las leñas arden igual, por eso hay que elegirlas con cuidado.

Tu fabricante o distribuidor puede orientarte sobre cuál es el combustible más indicado para ti en función de varios criterios:

  • características de tu chimenea, sobre todo si es abierta o cerrada
  • especies de árboles de la zona en la que vivas
  • necesidad de calor en tu vivienda

Sin embargo, hay algunos consejos que puedes poner en práctica ahora mismo para elegir las mejores leñas para tu chimenea.

Humedad de la leña

El primer concepto que debes tener claro siempre es que la leña seca es la mejor. La leña húmeda arde peor y emite más hollín.

Se considera que la madera está ya seca cuando tiene entre un 15 y 20% de humedad. Sin importar qué tipo de leña utilices, debes asegurarte de que ha sido secada al menos durante 6 meses y mejor durante un año. Desconfía de la leña recién cortada, puede aparentar estar seca por fuera, pero todavía tendrá humedad en el interior.

Una vez comprada, debes asegurarte de que se almacena correctamente para que no esté en contacto con el agua.

wood

Maderas duras y blandas: cuándo usarlas

Las maderas duras son adecuadas para mantener el fuego encendido durante un largo tiempo, ya que son más densas y tienen un mayor poder calorífico.

La encina es la madera más utilizada pero hay otras como el roble, el abedul, nogal, fresno… A falta de estas, el olivo o el naranjo son grandes alternativas que se usan mucho en algunas zonas de España.

Para iniciar el fuego o reavivarlo en un momento determinado es mejor utilizar leñas blandas, como el pino o el abeto. Las briquetas, que están hechas de residuos de madera, también son idóneas cuando necesitamos iniciar el fuego en una chimenea abierta, o para mantenerlo en una cerrada.

Evita siempre utilizar restos de maderas de otros usos: puertas, vigas, restos de parquets… Casi todas estas maderas llevan barnices o tratamientos que pueden resultar tóxicos al quemarse.

Recurrir a especies autóctonas siempre es buena idea. No solo te aseguras un precio más competitivo, sino que evitas gastos de transporte.

Esperamos que os sea útil y veros de vuelta pronto.

Un cordial saludo a todos.

Equipo de Tu Tienda de Chimeneas S.L.